fbpx

Maratones “cardioprotegidas”: cómo se prepara un sistema de rescate para un evento deportivo

rcp-trainning-4(Infobae, 1 de Septiembre de 2018) La 30° edición de la media maratón de Buenos Aires fue una carrera “cardiosegura”. Un especialista explicó cómo se monta un sistema de emergencias para un evento de este tipo. Cantidad de personal, protocolo de acción e innovaciones a implementar en la proximidad.

En medio de un clima de fiesta, la tragedia tiñó de luto a la maratón de Buenos Aires, el pasado domingo 28 de Agosto, en la que participaron más de 20 mil personas. El corredor santafecino Osvaldo Carrizo, de 55 años, se desplomó a pocos minutos de iniciada la carrera y falleciendo más tarde a consecuencia de un paro cardiorrespiratorio.

La desgracia se produjo pese a que el corredor, que contaba con experiencia,  tenía los controles médicos necesarios y obligatorios. También pese a que esta cita de la 21K de Buenos Aires fue la primera “cardioprotegida”, según palabras de Javier Mastropierro, director médico del evento. En total, hubo 37 desfibriladores a lo largo del circuito, cada uno con sus respectivos asistentes. También hubo una dotación de diez ambulancias, 40 socorristas, y casi 20 especialistas, entre ellos, médicos y enfermeros.

Para Carlos Montaldo, técnico en Emergencias e instructor de paramédicos, se trata de un despliegue considerable, justificado para un tipo de evento de tal magnitud. En diálogo con Infobae, explica cómo se prepara un sistema de emergencia para que un evento sea “cardioseguro”.

Montaldo es director de RCP Trainning, una organización encargada de cuidar la salud de los corredores durante la competencia. Cada año, cubren alrededor de 80 maratones. “Llevamos cubiertas cerca de 300 carreras (entre ellas, ediciones anteriores de la media maratón de Buenos Aires). También estuvimos en 2015 en el Rally Dakar: fue la primera vez que hubo una largada cardiosegura. En total, en eventos masivos utilizamos los desfibriladores en ocho ocasiones, de las que revertimos siete paros cardíacos”, cuenta.

Y comienza a explayarse: “El servicio de cardioseguridad se complementa con el sistema de emergencia. Comenzamos por saber qué recorrido tiene la carrera. No es lo mismo una carrera urbana, con un circuito cerrado al que se puede acceder más fácilmente, a una prueba de country race, en la que es más complicado sacar al sujeto del campo, por lo que requiere otro tipo de logística”.

Antes de la maratón los rescatistas recorren el circuito con el fin de marcar puntos estratégicos, en los que puede producirse alguna complicación. “Siempre la pauta de alarma en este tipo de eventos se relaciona con cambios geográficos muy importantes, que demandan un plus en el esfuerzo del atleta”, cuenta el especialista.

“Del circuito de 21K, que no varía demasiado, el tramo más compleja es la subida a la Autopista Illia. Después los corredores bajan en Sarmiento y tienen que pasar por el túnel, donde aceleran la frecuencia cardíaca. Luego tienen una nueva subida”, comenta Montaldo.

Una vez estudiado el recorrido, el paso siguiente es calcular la cantidad de ambulancias que le sugerirán contratar al organizador. “Pueden ser de tres a diez, como sucede en una media maratón o maratón de Buenos Aires”. El número esta ligado a la distancia de la maratón y no a la cantidad de corredores.

Luego, se mide el tiempo de llegada de los rescatistas a cualquier sector. Ellos se movilizan en moto (van solos o acompañados de un motociclista) y llevan consigo una mochila de primera respuesta equipada con un botiquín avanzado, “donde tiene elementos apropiados para curar desde una herida hasta resolver un paro cardíaco, ya que llevan un desfibrilador automático externo”, detalló Montaldo.

“Medimos el tiempo y el espacio para poner la cantidad de rescatistas necesarios de modo que una vez que se active el sistema de auxilio en dos minutos podamos estar en cualquier punto de la carrera”, apunta. En una 21K, con un personal de seis expertos es suficiente para cumplir con el protocolo de acción. Además se agrega en la largada y en la llegada un desfibrilador, y también hay una carpa médica junto a una ambulancia. “Así tenemos el equipamiento de una unidad de terapia intensiva móvil, para resolver cualquier emergencia”.

La Fundación Cardiológica Argentina explica que cuando sucede una muerte súbita es fundamental contar inmediatamente con un dispositivo de respuesta. El mismo está conformado por personal entrenado en reanimación cardiopulmonar (RCP) y por un desfibrilador externo automático (DEA). La combinación de RCP y DEA es muy efectiva cuando es aplicada en los primeros minutos. Cada minuto que pasa en una víctima de muerte súbita sin la asistencia indicada significa la pérdida de un 10% de posibilidad de sobrevivir.

“Lo ideal es que en los primeros cuatro minutos posteriores del paro cardíaco, alguien le haga RCP, y que antes de esos cuatro minutos llegue el rescatista con el desfibrilador. Así calculamos los dos minutos para llegar a cada lugar. Si se hace eso, se aumenta hasta un 80% la posibilidad del paciente de sobrevivir, en el caso de una fibrilación ventricular o taquicardia ventricular”, menciona Montaldo. En ese sentido, también se instruye a los auxiliares y voluntarios de la empresa organizadora de la carrera.

“El paro cardíaco se revierte en el lugar. Se estabiliza y se traslada. No se transporta a la persona sin haberla reanimado”, aclara luego.

Según las estadísticas en Argentina se mueren 40 mil personas por año por un paro cardíaco fuera del ámbito hospitalario. De esas 40 mil, 30 son deportistas. Pero el dato más impactante es la poca capacitaciónde la población para hacer RCP: “Solo el 10% de las personas dicen estar entrenada o haber hecho el curso de RCP, que dura solo dos horas. Yo soy instructor desde el año 1999 y llevamos 250 mil personas entrenadas. Para nosotros es mucho, pero es un granito de arena en el desierto”.rcp-trainning-3

Fuente: Infobae https://www.infobae.com/salud/fitness/2018/09/01/carreras-cardioprotegidas-como-se-prepara-un-sistema-de-rescate-para-una-maraton/

Comentar esta nota

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *